Entrega GRATIS Reino Unido
Habla con nosotros en chat en vivo
Entrega mundial ahora disponible
Excelente Excellent Trustpilot
Alphagreen
>
Academy
>
Sin categorizar
>
¿Puede el CBD ser útil para tratar el trastorno bipolar?
By Anastasia Myronenko

Anastasiia Myronenko

Anastasiia Myronenko es una física médica que ejerce activamente en uno de los principales centros oncológicos de Kiev (Ucrania). Obtuvo un máster en Física Médica en la Universidad Nacional de Karazin Kharkiv y realizó unas prácticas de Física Biológica en el Centro Helmholtz de Investigación de Iones Pesados (GSI) de Alemania. Anastasiia Myronenko está especializada en radioterapia y es miembro de la Asociación Ucraniana de Físicos Médicos.

¿Puede el CBD ser útil para tratar el trastorno bipolar?

alphagreen

El estado de ánimo de las personas puede cambiar de un día para otro, dependiendo de circustancias tanto internas como externas. Entonces, ¿cuándo podemos hablar de un trastorno bipolar? Esta afección define los periodos de agitación y depresión que sufre una persona. Entre ellos, puede haber intervalos en los que la persona se sienta en perfecto estado. Las diferentes etapas de los estados de ánimo se denominan fases hipomaníacas, maníacas y depresivas. Hay varias combinaciones de modos de ánimo que se clasifican en diferentes tipos de trastorno bipolar. El trastorno bipolar puede estar causado por factores externos, ya sea por el estrés laboral o la tensión ante un momento importante. En ocasiones, la persona puede padecer esta afección durante toda su vida. Las posiblidades de contraer el trastorno bipolar a lo largo de la vida es de entre el 1% y el 2%, y afecta por igual a hombres y mujeres.

Los datos de prevalencia fluctúan significativamente dependiendo de si los investigadores estiman el TDC de tipo I o ambos tipos de TDC juntos, por lo que las cifras varían ligeramente. Se cree que el trastorno bipolar I afecta a entre el 0,5% y el 2% de la población, y el trastorno bipolar II afecta hasta el 5%.

Aceite de cbd Alphagreen 10% - sólo £30

Viene con 30 días de garantía de devolución del dinero

Causas conocidas del trastorno bipolar

Desequilibrio de los neurotransmisores en el cerebro

Los neurotransmisores como la serotonina, la dopamina, el GABA y el glutamato, entre otros, fluctúan e interactúan a lo largo del día para regular nuestro estado de ánimo.

Predisposición genética

Los factores hereditarios desempeñan un papel importante en el riesgo de desarrollar un trastorno bipolar (antes conocido como psicosis maníaco-depresiva). También hay que tener en cuenta la presencia de factores ambientales, empezando por las condiciones intrauterinas y perinatales hasta las diferentes características psicológicas de un individuo.

Los científicos han demostrado previamente que el trastorno bipolar está asociado a la respuesta temprana al crecimiento (EGR), que traducen las influencias ambientales (como las alteraciones del sueño, el estrés, etc.) en cambios a largo plazo en el cerebro. Algunos estudios también han apuntado a otra proteína codificada por el factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF), cuyo bajo contenido contribuye a desarrollar el trastorno bipolar. Además, los científicos han descubierto que la tasa de producción de una proteína está estrechamente relacionada con la segunda. Se forma una especie de círculo vicioso: un bajo contenido de RGE conduce a una disminución del nivel de BDNF, que provoca una reducción del nivel de RGE.

Abuso de alcohol y drogas

Según el DSM-IV, el consumo de sustancias que contienen cocaína y anfetaminas y la interrupción brusca de este proceso pueden provocar trastornos persistentes de la esfera afectiva, incluido el trastorno bipolar. El alcohol también interfiere en el funcionamiento normal de los neurotransmisores al inhibir el suministro de triptófano al cerebro, lo que reduce la producción de serotonina. Puede provocar depresión e insomnio. Además, el consumo regular de alcohol y de productos que contienen cafeína provoca hipoglucemia y deficiencias nutricionales, especialmente de vitaminas B, vitamina C, ácido fólico, potasio y magnesio.

Toxicidad química

El nivel actual de contaminación química del medio ambiente sugiere un impacto sin precedentes de muchas sustancias químicas inusuales en el cuerpo humano. Al menos 250 contaminantes químicos pueden encontrarse en los depósitos de grasa del cuerpo de cualquier persona (incluso de aquellos que viven a una distancia suficiente de las fuentes de contaminación). Según la doctora Sherry A. Rogers, «las sustancias químicas que encontramos pueden tener la capacidad de influir en el metabolismo de los neurotransmisores, incluidas las ‘hormonas de la felicidad’, de múltiples maneras. Interfieren en su síntesis y metabolismo, afectan a los sitios receptores, envenenan las enzimas, entre otras acciones.»

Metales pesados

A lo largo de los años, las observaciones médicas han mostrado una correlación entre la exposición a metales como el mercurio, el cobre, el plomo, el aluminio y sus derivados y los trastornos del estado de ánimo. Muchas de estas sustancias, reconocidas como neurotoxinas, son además bioacumulables; es decir, no pueden descomponerse, entrando en el cuerpo humano y pudiendo permanecer en él durante años, teniendo un efecto destructivo en el mismo. Por ejemplo, en un estudio sobre el estado de 762 pacientes tras la sustitución de sus prótesis de amalgama de mercurio por prótesis no tóxicas de materiales compuestos, se registró que del 23,5% de los encuestados que se quejaron de signos de depresión (fatiga, pérdida de fuerza, irritabilidad, incapacidad para concentrarse) a la sustitución de las prótesis, el 100% informó de la desaparición de estos síntomas tras la sustitución de las prótesis.

Desequilibrio hormonal

Entre las hormonas que tienen un efecto más notable en los cambios de humor y los trastornos de la esfera afectiva, los investigadores incluyen las hormonas producidas por la glándula tiroides, las glándulas suprarrenales (cortisol, dehidroepiandrosterona (DHEA), adrenalina y norepinefrina) y las hormonas reproductivas (estrógeno, progesterona).

Principales tipos de trastornos bipolares

Existen varios tipos de trastornos bipolares. Pueden incluir manía, hipomanía y depresión. Los síntomas pueden dar lugar a cambios imprevisibles de humor y comportamiento, lo que provoca un estrés importante y dificultades en la vida de la persona.

Trastorno bipolar I

Al menos un episodio de manía que puede ir precedido o acompañado de episodios hipomaníacos o depresivos mayores. En algunos casos, la manía puede provocar una ruptura con la realidad (psicosis).

Trastorno bipolar II

Al menos un episodio depresivo mayor y al menos un episodio hipomaníaco, sin un episodio de manía.

Trastorno ciclotímico o ciclotimia

Al menos uno o dos años de síntomas hipomaníacos y períodos de depresión (aunque menos graves que la depresión mayor).

Otros tipos

Si una persona no cumple los criterios de bipolaridad I, II o ciclotimia, pero aún así experimenta períodos de elevación del estado de ánimo clínicamente anormales y significativos. Por ejemplo, los trastornos bipolares y afines son causados por ciertas drogas o el alcohol, o por condiciones de salud como la enfermedad de Cushing, la esclerosis múltiple o el accidente cerebrovascular.

alphagreen

¿Qué son la manía y la hipomanía?

La manía y la hipomanía pueden conducir a una pérdida de juicio que afecta a las relaciones, el trabajo y las finanzas. Por ejemplo, la persona afectada puede iniciar varios proyectos de manera repentina, sin pensar demasiado, tener un estado de ánimo eufórico, llevar una vida social excesiva, y hacer actividades que lleven a consecuencias más o menos graves. Las personas con manía suelen ser muy activas y necesitan muy pocas horas de sueño. Por nombrar algunos ejemplos que podrían servir de indicadores: cuando la autoestima es significativamente más alta de lo habitual, es posible que la persona se reaccione de manera exagerada ante las críticas de otras personas en relación a sus ideas, su vida social y su trabajo.

La manía es más intensa que la hipomanía. Hace que la persona esté más excitada y puede llevar fácilmente a perder la percepción de la realidad o a tener psicosis. Con la hipomanía no se pierde la percepción de la realidad y es menos intensa. Tras los periodos de manía e hipomanía, las personas suelen sufrir depresión. La depresión puede ser tan profunda que la persona puede incluso tener pensamientos suicidas.

Síntomas de manía e hipomanía

  • Sociabilidad patológicamente elevada, que a veces desemboca en un aumento de la agresividad sin razones obvias que lo provoquen.
  • Actividad excesiva sin sentido, absentismo escolar o laboral sin una buena razón, experimentando apatía por diversas actividades.
  • Sentimientos eufóricos y excitantes que elevan el ego de la persona por encima de otros miembros de la sociedad, así como una excesiva confianza en sí misma, un sentido inflado de la autoestima.
  • Comportamiento provocador y otros síntomas asociados a la mayor o menor actividad psicológica de una persona. También a la adopción de conductas de riesgo.
  • Aumento de la libido.
  • Negar o no darse cuenta de que algo va mal.
  • Algunas personas con trastorno bipolar pueden gastar mucho dinero, usar drogas recreativas, consumir alcohol y participar en actividades peligrosas e inapropiadas.

Síntomas de la fase de depresión

  • Estado de ánimo deprimido, como sentimientos de vacío, desesperanza o llanto (en niños y adolescentes, el estado de ánimo deprimido puede manifestarse como irritabilidad).
  • Pérdida pronunciada de interés o placer en la mayoría de las actividades o en todas ellas.
  • Fluctuaciones significativas de peso (en ausencia de dieta), aumento de peso o disminución o aumento del apetito (en los niños, la incapacidad de ganar peso como se esperaba puede ser un signo de depresión).
  • Exceso de sueño o insomnio.
  • Ansiedad o reacciones retardadas.
  • Pérdida de energía o fatiga.
  • Sentimientos de vacío o de culpa irracional.
  • Deterioro de la capacidad de pensar y concentrarse, o indecisión.
  • Contemplación, planificación o intento de suicidio.

El Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH) explica que para recibir un diagnóstico de trastorno bipolar I, una persona necesita tener síntomas durante al menos siete días, o al menos dos semanas de episodios depresivos. Para recibir un diagnóstico de bipolar II, una persona debe experimentar al menos un ciclo de hipomanía y depresión. En caso de síntomas graves, es necesario acudir a un hospital. El médico puede realizar un chequeo físico y algunas pruebas diagnósticas, como análisis de sangre y orina, para excluir otras causas. A veces, puede ser bastante difícil para un médico diagnosticar el trastorno bipolar, ya que es más probable que las personas pidan ayuda en un estado de ánimo bajo y deprimido, que en un estado de ánimo alto. Por lo tanto, puede ser difícil distinguirlo de la verdadera depresión.

alphagreen

Tratamiento del trastorno bipolar

El trastorno bipolar es tratable. Al mismo tiempo, la eliminación del problema no se limita a la exposición a los fármacos, sino que requiere un restablecimiento integral del estado psicológico, que incluye el trabajo de los psicólogos profesionales. La terapia cognitivo-conductual (TCC) es el tipo de tratamiento más eficaz en particular para los cambios de humor bipolares. Enseña al paciente a:

  • Reconocer y manejar los factores clave de estrés;
  • Centrarse en los aspectos que ayudan a estabilizar el estado de ánimo;
  • Implicar a los miembros de la familia y reconstruir la comunicación con ellos.

Este tratamiento psicológico tiene como objetivo reducir la incidencia de los episodios depresivos y maníacos, reducir de forma integral los síntomas manifestados y devolver a la persona a la vida cotidiana en un entorno social.

Otra opción para combatir los cambios bipolares es el tratamiento farmacológico específico. Ayuda a estabilizar el estado de ánimo y a controlar algunos síntomas. Por lo general, el médico prescribe una combinación de

alphagreen

El proyecto de investigación más amplio para evaluar qué métodos de tratamiento funcionan para las personas con trastorno bipolar es el Mejora Sistemática del Tratamiento para el Trastorno Bipolarconocido también como Step-BD.

Efectos secundarios del tratamiento actual

Litio

Es probable que se produzcan brotes con el litio u otros normotimicos, especialmente en pacientes con condiciones mixtas, episodios rápidos de trastorno bipolar (normalmente definidos como más de cuatro episodios al año), ansiedad comorbida, abuso de sustancias o enfermedad neurológica. El litio también puede provocar sedación y deterioro cognitivo, temblores, fasciculaciones, náuseas, diarrea, poliuria, polidipsia y aumento de peso (debido al consumo de bebidas hipercalóricas). Los siguientes síntomas manifiestan la intoxicación aguda por litio: temblores, aumento de los reflejos tendinosos, dolor de cabeza persistente, vómitos, confusión hasta el estupor, convulsiones y arritmias.

Anticonvulsivos

El mecanismo de acción exacto de los anticonvulsivos en el trastorno bipolar no se conoce del todo. Sus principales ventajas sobre el litio son un mayor margen terapéutico y la ausencia de nefrotoxicidad. Sin embargo, todavía son posibles algunos efectos secundarios, como náuseas, mareos, sedación y estado de ánimo inestable.

Antidepresivos

El efecto de un antidepresivo en la reducción de los síntomas depresivos suele producirse tras 2-6 semanas de tratamiento, pero los efectos secundarios suelen aparecer desde el inicio del tratamiento, generalmente en la primera semana.

Es importante no dejar de tomar la medicación de forma brusca. Una interrupción brusca puede provocar problemas digestivos (náuseas, diarrea), trastornos del sueño (pesadillas, insomnio), dolor de cabeza, mareos y, a veces, convulsiones.

Efectos secundarios de los antipsicóticos

  • Los efectos secundarios retardados incluyen el aumento de peso y el síndrome metabólico (incluido el aumento de la masa de tejido adiposo, la resistencia a la insulina);
  • Inquietud incómoda (acatisia);
  • Somnolencia y mareos;
  • Movimientos involuntarios de labios, mandíbula y lengua (discinesia tardía);
  • Problemas sexuales debido a сhanges a nivel hormonal;
  • Posible interacción entre los antipsicóticos y otros medicamentos.

En los pacientes psicóticos hiperactivos con alteración de la ingesta de alimentos y agua, tiene sentido prescribir antipsicóticos por vía intramuscular en el marco de una terapia de mantenimiento, excepto el litio o los anticonvulsivos.

Sedantes

La mayoría de los hipnóticos a dosis terapéuticas suprimen el sueño REM, que regula la adaptación de la personalidad. Si se anula el somnífero, es posible que se produzca el fenómeno de retroceso: un aumento compensatorio del sueño REM con abundancia de sueños y pesadillas.

La desventaja de muchos somníferos es también el desarrollo relativamente rápido (a veces después de 2-4 semanas) de la tolerancia, lo que lleva a la necesidad de aumentar la dosis o cambiar el fármaco.

La retirada brusca del fármaco en estos casos conduce al desarrollo de síntomas de abstinencia, que se manifiestan por una sensación de ansiedad, miedo, agitación psicomotriz, a veces la aparición de alucinaciones, sudoración profusa, dolores de cabeza, trastornos gastrointestinales, temblor de pequeña amplitud, disminución de la presión arterial, vómitos y convulsiones. Los síntomas de abstinencia aparecen entre 1 y 10 días después de la interrupción brusca del tratamiento y duran varias semanas. En raros casos, está indicada la terapia de desintoxicación.

alphagreen

¿Qué es el CBD?

Existen varias variedades de marihuana (como Indica, Sativa e híbridos). Algunas de ellas aportan más energía y otras son calmantes y sedantes, dependiendo del equilibrio de los diferentes cannabinoides. El Cannabis sativa contiene más de 100 compuestos químicos, pero los dos más populares y conocidos de la marihuana son

  • Cannabidiol (CBD) es no psicoactivo, lo que significa que no te hace sentir el efecto del «subidón».
  • El tetrahidrocannabinol (THC) puede provocar una intoxicación y el efecto del  «subidón».

Entonces, ¿cómo funciona el CBD?

Una de las principales hipótesis sugiere que el sistema endocannabinoide es el responsable de mantener la homeostasis. En el cerebro, la activación de este sistema modula los neurotransmisores excitadores e inhibidores y las citoquinas de las células gliales. En la mayoría de los casos de alivio del estado de ánimo y de los trastornos relacionados se encuentra la disfunción del SCE. Estudios post mortem y otros muestran anomalías del sistema ECS en casos de esquizofrenia e incluso de suicidio. El SCE también está fuertemente asociado a los trastornos afectivos como la ansiedad y la depresión.

También se ha informado de que en los trastornos psiquiátricos se registran anomalías en el gen del receptor cannabinoide 1 (CNR1) que codifica los receptores cannabinoides 1 (CB1).

El cuerpo contiene dos tipos de receptores endocannabinoides llamados CB1 y CB2. Se ajustan en un modelo de «cerradura y llave» a los cannabinoides producidos en el cuerpo, como la anandamida y el 2-AG, para crear una amplia gama de efectos fisiológicos. Cuando el cuerpo no tiene suficiente 2-AG, lo que puede deberse a diversas razones, se necesita una fuente externa de cannabinoides. Mientras que el THC se une a los Receptores CB1 directamente para producir efectos fisiológicos y psicoactivos, el CBD también puede unirse a los receptores de serotonina 5-HT1A responsables del comportamiento que induce la ansiedad. El CBD trabaja en conjunto con una mayor cantidad de anandamida (a menudo denominada la «molécula de la felicidad«), que interfiere en el sistema de placer y motivación del cerebro.

Así pues, los actores clave en el escenario son la anandamida, el tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD). Todos estos compuestos son un excelente sustituto de los antidepresivos, analgésicos, antipsicóticos y anticonvulsivos, lo que sugiere un potencial terapéutico en los trastornos del estado de ánimo y otros relacionados.

¿Qué puede hacer el CBD?

Mejora del estado de ánimo

Según un estudio realizado en 2015, el consumo de marihuana en algunas personas con trastorno bipolar mejoraba su estado de ánimo y promovía una perspectiva más positiva. Es esencial tener en cuenta que la investigación en torno a los efectos beneficiosos del consumo de marihuana en el trastorno bipolar es muy preliminar.

Ansiedad

La ansiedad es la respuesta natural de nuestro cuerpo al estrés y provoca malestar de vez en cuando. Según un artículo de Diálogos de Neurociencia Clínica los trastornos de ansiedad son las causas más frecuentes de las afecciones psiquiátricas, lo que aumenta este problema en todo el mundo.

Además, un análisis publicado en 2015 realizado por Blessing EM. et al. mostró que 49 estudios encontraron evidencia para el CBD como tratamiento para el trastorno de ansiedad generalizada, los ataques de pánico, el trastorno de ansiedad social, el trastorno obsesivo-compulsivo y el trastorno de estrés postraumático (TEPT). De nuevo, el efecto del CBD está relacionado con su cooperación con el SCE y la afinidad de unión a los receptores de serotonina. Como sabemos, la serotonina es una molécula de la «felicidad», que es la principal responsable del bienestar, el sueño y el comportamiento. Es por eso que la mayoría de los antidepresivos trabajan para la activación de la serotonina.

Regulación del sueño

El CBD interactúa con nuestro sistema endocannabinoide interno, que, en respuesta, mantiene los ritmos circadianos. Además, el CBD también reduce la ansiedad y la percepción del dolor, lo que puede favorecer un sueño reparador.

Un estudio publicado en The Permanente Journal probó en 72 adultos con ansiedad y problemas de sueño. Al principio, los participantes completaron evaluaciones de ansiedad y sueño. A continuación, se les administró 25 mg de CBD en forma de cápsulas. Los que tenían principalmente problemas de sueño tomaron la dosis por la noche. Los participantes con el principal problema de ansiedad tomaron el CBD por la mañana.

Tras el primer mes, la ansiedad disminuyó en el 79% de los examinados. Las puntuaciones de sueño mejoraron en un 66%, lo que indicaba menos problemas para dormir. Los resultados sugieren que el CBD disminuyó las dificultades para dormir en muchos de los participantes. Pero mientras que la disminución de los síntomas de ansiedad se mantuvo constante durante la duración del estudio, las puntuaciones de sueño fluctuaron con el tiempo.

Depresión

Los autores de un análisis de 2018 también señalaron que muchos estudios habían demostrado la actividad antiestrés y antidepresiva del CBD en modelos animales. Incluso más, los investigadores han estudiado el potencial del CBD para ayudar a reducir los antojos en personas con trastorno por consumo de opioides, mostrando resultados positivos.

¿Puede el CBD empeorar los síntomas?

Un estudio publicado en 2015 demostró que el consumo de marihuana podría empeorar los episodios maníacos en el trastorno bipolar. Además, en algunos pacientes, el consumo de marihuana podría desencadenar los síntomas maníacos. Sin embargo, se explicó que las cepas con altas concentraciones de THC eran las responsables de tal resultado porque, como se mencionó anteriormente, el THC adquiere un efecto «específico» en el cerebro humano. A pesar de las grandes expectativas de encontrar una nueva cura para el trastorno bipolar, otro estudio de 2015 también descubrió que empeoraba los síntomas maníacos o depresivos en algunas personas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que las reacciones individuales al cannabis difieren de una persona a otra.

Aunque la marihuana puede ayudar a algunas personas con trastorno bipolar, estos estudios muestran que también podría causar problemas con otras condiciones.

Formas de utilizar el CBD

alphagreen

El CBD se suele consumir de cuatro maneras:

  • Inhalación (vapeando).

Si lo que buscas es la aparición más rápida de los efectos, deberías utilizar un dispositivo de vaping lleno de e-líquido de CBD. Puedes sentir el impacto casi instantáneamente, en unos 4 minutos, porque los ingredientes activos pasarán directamente al torrente sanguíneo mientras inhalas el vapor. Es una excelente opción para los pacientes bipolares, ya que el vaping ofrece un alivio rápido.

  • Por vía sublingual (bajo la lengua).

La aplicación sublingual consiste en poner unas gotas de aceite de CBD bajo la lengua y mantenerlas durante 60 segundos en la boca antes de tragarlas. Este método de aplicación está considerado como la segunda forma más rápida de proporcionar los efectos del CBD. La administración sublingual es probablemente el método más popular de utilizar el CBD. Los productos de aceite de CBD vienen en forma de gotas o sprays, y se puede esperar el efecto en 20-40 minutos, que dura unas 4-6 horas.

  • Por vía tópica (aplicando sobre la piel).

Aunque los linimentos no son muy útiles en los tratamientos del trastorno bipolar, pueden ser un gran complemento para el bienestar de la persona. En general, las cremas de CBD y otros productos tópicos se utilizan mucho contra problemas como el eczema o el acné, así como para aliviar el dolor muscular. Hay que tener en cuenta que, cuando se utiliza de forma tópica, el CBD no llega al torrente sanguíneo, por lo que sólo debería utilizarse para tratar inflamaciones localizadas.

  • Por vía oral (ingestión de alimentos y bebidas con CBD, cápsulas de CBD).

Este método de uso incluye la ingestión de CBD que necesita ser digerido antes de que haga efecto. Los productos de CBD que se utilizan por vía oral incluyen cápsulas y alimentos como el chocolate o los ositos de goma, y bebidas como el té de CBD, el café e incluso el agua de CBD. A pesar de la comodidad, se considera que este tipo de consumo tiene el tiempo de aparición más lento. Para una persona con un tracto digestivo sano, pueden pasar entre 20 minutos y 1-2 horas antes de que el usuario pueda sentir los efectos del CBD. Sin embargo, en personas con un mal funcionamiento del sistema digestivo, los efectos deseados pueden tardar más de una hora. Se puede esperar que el resultado dure entre cuatro y seis horas.

La dosis de CBD suele variar según la gravedad de los síntomas del trastorno bipolar:

  • El CBD de baja potencia se utiliza para la depresión y la ansiedad leves.
  • El CBD de potencia media se utiliza para los síntomas moderados, el estrés elevado y el insomnio.
  • El CBD de alta potencia se utiliza para la ansiedad severa.

Posibles efectos secundarios del CBD

El uso de aceite de CBD en cantidades moderadas no causa efectos secundarios graves. Sin embargo, dependiendo de los factores individuales, el metabolismo y la gravedad de los trastornos bipolares, pueden producirse algunas reacciones adversas, como náuseas, vómitos, somnolencia, sequedad de boca, mareos, diarrea, aumento o disminución del apetito.

Premises a tener en cuenta 

alphagreen
  1. En la mayoría de los casos, el trastorno bipolar se trata con potentes fármacos antipsicóticos, que modifican el nivel y la expresión de los neurotransmisores en el cerebro. Esto significa que, al tratar esta enfermedad, hay que tener cuidado al tomar suplementos como el aceite de CBD, ya que puede ser difícil predecir cómo interactúan con los medicamentos prescritos.
  2. Has de consultar a un médico antes de la interacción entre el medicamento y el CBD.
  3. Si padeces trastorno bipolar, es fundamental que compres un producto de cannabis que contenga CBD y bajos niveles de THC para evitar cualquier episodio maníaco recurrente, o incluso peor, la psicosis. La cantidad legal de THC en el Reino Unido y en la mayoría de los países europeos incluye hasta un 0,2% de THC en un producto.
  4. Una vez que tu médico haya aprobado el CBD para aliviar los síntomas del trastorno bipolar, debes encontrar el producto adecuado y determinar una dosis óptima. Por ello, elige únicamente productos de alta calidad, probados por laboratorios de terceros.

Hasta la fecha, se sigue estudiando activamente varios aspectos del trastorno bipolar. Se están llevando a cabo numerosos estudios de neurociencia: los científicos buscan marcadores biológicos objetivos que puedan ayudar al diagnóstico clínico a identificar el riesgo de la enfermedad antes de que se manifieste.

Es necesario profundizar en la investigación sobre los fármacos, ya que incluso con el arsenal bastante amplio de medicamentos existente, no todos los pacientes consiguen una remisión completa. La búsqueda y adaptación de los métodos de psicoterapia y rehabilitación más eficaces se lleva a cabo teniendo en cuenta las necesidades específicas de los pacientes con esta enfermedad. Aunque las investigaciones sobre el CBD y el tratamiento del trastorno bipolar están todavía en una fase inicial, parecen muy prometedoras y pueden convertirse en una de las mejores opciones en un futuro próximo.


Anastasiia Myronenko

Verificado por un profesional de la salud

Anastasiia Myronenko

Anastasiia Myronenko es una Física Médica que practica activamente en uno de los principales centros de cáncer en Kiev, Ucrania. Recibió su maestría en Física Médica en la Universidad Nacional de Karazin Kharkiv y completó su pasantía en Física Biológica en el Centro Helmholtz de Investigación de Iones Pesados de la GSI, Alemania. Anastasiia Myronenko se especializa en radioterapia y es miembro de la Asociación Ucraniana de Físicos Médicos.