Entrega GRATIS Reino Unido
Habla con nosotros en chat en vivo
Entrega mundial ahora disponible
Excelente Excellent Trustpilot
Alphagreen
>
Academy
>
Sin categorizar
>
Alivio del dolor y CBD: Una visión general
By Anastasia Myronenko

Anastasiia Myronenko

Anastasiia Myronenko es una física médica que ejerce activamente en uno de los principales centros oncológicos de Kiev (Ucrania). Obtuvo un máster en Física Médica en la Universidad Nacional de Karazin Kharkiv y realizó unas prácticas de Física Biológica en el Centro Helmholtz de Investigación de Iones Pesados (GSI) de Alemania. Anastasiia Myronenko está especializada en radioterapia y es miembro de la Asociación Ucraniana de Físicos Médicos.

Alivio del dolor y CBD: Una visión general

Resumen

En un mundo en el que muchos de nosotros sufrimos cada vez más dolores crónicos, agudos y relacionados con la inflamación, es fácil que todo nuestro estilo de vida e incluso nuestras relaciones se vean muy afectadas por los síntomas del dolor, y de todo tipo. Sin embargo, se han realizado muchos estudios que indican que el CBD para el dolor y la inflamación puede ser prometedor desde el punto de vista clínico. Aunque la mayoría de los experimentos e investigaciones se han realizado en roedores, otros han involucrado a seres humanos, y han llevado a la alentadora conclusión de que el CBD puede tener el potencial de afectar al dolor y a la calidad del sueño. Aunque es necesario seguir investigando, es importante examinar el posible impacto del CBD para la inflamación y otros tipos de dolor.

 alphagreen Pain Relief and CBD: An Overview

Introducción

Podríamos describir el dolor en términos generales como una experiencia desagradable de dolor o malestar. Las fuentes de dolor son muchas y variadas, desde el sufrimiento emocional hasta la angustia mental, desde el daño físico agudo hasta las afecciones médicas crónicas. Las punzadas de dolor, las punzadas, los dolores y los pellizcos son dolores comunes que podemos sentir en cualquier momento de la vida. A veces se correlaciona con una serie de otras sensaciones indeseables, como náuseas, mareos y fatiga. El dolor persistente puede afectar a todo el estilo de vida y a las relaciones de una persona, y eso rara vez es para mejor.

Aceite de cbd Alphagreen 10% - sólo £30

Viene con 30 días de garantía de devolución del dinero

Pero hay algunas preguntas que nos hacemos sobre el dolor: ¿qué es, cómo se produce y, quizá lo más importante, cómo podemos prevenirlo? Todos hemos oído la expresión «si no hay dolor, no hay ganancia», pero difícilmente consideraríamos que todos los tipos de dolor son igualmente necesarios. Tampoco todos los analgésicos son iguales. En este artículo, vamos a centrarnos en un producto que ha ido ganando cada vez más atención como una alternativa eficaz y más segura a los analgésicos opiáceos: El CBD, o Cannabidiol. Sin embargo, primero hay que dar un pequeño rodeo por la ciencia del dolor.

Dolor: algunas definiciones clave

Resulta que tratar de entender el dolor es uno de los retos más antiguos de la medicinay la investigación en este campo todavía se enfrenta a muchas preguntas sin respuesta. Durante mucho tiempo, la medicina occidental ha tendido a considerar el dolor sobre todo como un síntoma de alguna condición de salud subyacente. Sin duda, el papel de señalización del dolor cumple una función muy importante, ya que nos indica que algo va mal y que, efectivamente, deberíamos hacernos ese chequeo. Sin embargo, desde mediados del siglo XX, los científicos comenzaron a considerar el dolor como una condición en su propio derecho, con sus propias definiciones y taxonomías.

 alphagreen Pain Relief and CBD: An Overview

Las más conocidas son el dolor agudo y el crónico. La expresión «dolor agudo» suele referirse a la señal antes mencionada de una lesión o enfermedad. La inflamación, las quemaduras y los traumatismos son todos ejemplos de procesos patológicos que pueden dar lugar a un dolor agudo, que puede ser especialmente relevante en este caso por sus causas bastante obvias, su duración a corto plazo y sus manifestaciones generalmente graves e intensas.

El dolor crónico, en cambio, se entiende comúnmente como el dolor que persiste a pesar de la recuperación y la curación, y como tal viene acompañado de una serie de factores psicocomportamentales. El dolor crónico se acepta cada vez más como una patología autónoma que debe entenderse por sí misma, en lugar de oponerse simplemente al dolor agudo.

Otras categorías clave son

  • Dolor neuropáticoque se produce por daños en las neuronas del sistema nervioso periférico y central. El daño neuronal sensibiliza estos sistemas, haciendo que el cerebro registre el dolor con mayor frecuencia. El dolor neuropático se suele descrito en términos de sensación de quemazón, así como de insoportables pinchazos Ejemplos de dolor neuropático incluyen la neuralgia post-herpética y los componentes del dolor por cáncer.
  • Dolor inflamatorio, que suele producirse como resultado de un daño tisular y una inflamación. También se caracteriza por una hipersensibilidad inducida al dolor y, a veces, por síntomas similares a los de la gripe. Algunos ejemplos de dolor inflamatorio son los asociados a la artritis y el dolor postoperatorio.
  • Dolor centralque suele definirse como el dolor iniciado o causado por una lesión o disfunción primaria en el sistema nervioso central (como puede ocurrir con los tumores o la esclerosis múltiple). El dolor central puede considerarse un subtipo de dolor neuropático, aunque las investigaciones sugieren que hay muchos tipos de «síndromes de dolor central» (SDC) con características distintas.

Es importante tener en cuenta que estas categorías no son mutuamente excluyentes. Por ejemplo, el dolor crónico puede implicar una mezcla de componentes inflamatorios y neuropáticos. Las cosas se complican aún más cuando se considera que el dolor crónico tiene social y factores demográficos además de los biológicos y psicológicos, pero eso son historias para otro momento.

Es importante tener en cuenta que estas categorías no son mutuamente excluyentes. Por ejemplo, el dolor crónico puede implicar una mezcla de componentes inflamatorios y neuropáticos. Las cosas se complican aún más cuando se considera que el dolor crónico tiene social y factores demográficos además de los biológicos y psicológicos, pero eso son historias para otro momento.

¿Por qué sentimos dolor?

Cuando se trata de reducir el dolor a sus componentes básicos, debemos abandonar la idea simplista de que todo el dolor es el resultado de causas identificables que actúan a través de vías universales. El dolor es un fenómeno complejo, y el dolor percibido no siempre puede explicarse no siempre puede explicarse sobre la base de procesos neurológicos o somáticos. Como el neurólogo V S Ramachandran en un perspicaz artículo sobre los persistentes misterios del dolor: «No existe una línea directa entre los receptores del dolor y los ‘centros del dolor’ en el cerebro. Incluso la mera aparición visual de un puño abierto puede llegar hasta las vías motoras y táctiles del paciente» Así es: podemos sentir un dolor que ‘no está ahí’, tal y como la investigación ha demostrado que la misma lesión puede sentirse menos dolorosa dependiendo de si estamos en un entorno seguro y protegido, o en un estado de ansiedad y angustia continua.

Por supuesto, algunas de las cosas sobre el funcionamiento del dolor las entendemos, o al menos eso creemos. Si tocamos una superficie caliente, los receptores de la piel enviarán rápidamente impulsos nerviosos eléctricos a la médula espinal (es decir, al sistema nervioso central) a través de las neuronas sensoriales, donde los impulsos se procesan y se registran como dolor. ¿No es así? De hecho, el procesamiento de la información por parte del cerebro puede tardar un poco más de la cuenta (estamos hablando de 130-160 milisegundos), lo que puede ser suficiente para que te quemes de mala manera en la estufa. Por tanto, con estímulos tan extremos como el calor, los nervios sensoriales suelen entrar en cortocircuito, lo que permite poner la mano a salvo más rápidamente.

 alphagreen Pain Relief and CBD: An Overview

Sin embargo, con la mayoría de los tipos de dolor, es poco probable que se produzca esa derivación del cerebro. Todo el proceso se vuelve mucho más interpretativo, con mensajes nerviosos que señalan peligros -en lugar de «dolor» como tal- y reacciones que dependen de una serie de factores contextuales y subjetivos.

Este componente «subjetivo» no significa que podamos simplemente «pensar que no tenemos dolor». Podemos pensar en el el dolor como el ruborNunca podemos controlarlo del todo. El dolor crónico es un ejemplo de ello: la lesión está curada, pero el dolor persiste. Puedes ser una persona tan tranquila y optimista como cualquier otra, e incluso meditar dos veces al día, pero si sufres dolor crónico, lo más probable es que los analgésicos sean una de tus únicas opciones.

Afortunadamente, para aliviar y matar el dolor no es necesario que comprendamos del todo los entresijos de la percepción del dolor. Sin embargo, lo que debemos recordar es que no todas las formas de deshacerse del dolor son igual de recomendables, ni seguras. En este artículo, vamos a centrarnos en la clase más conocida de analgésicos – los opioides – y a considerar los pros y los contras del uso de cannabinoides y productos de CBD como suplemento alternativo.

Opioides malos frente a cannabinoides buenos: ¿Es realmente tan sencillo?

En los añosen la década de 1990la opinión médica general era que los opioides podían tratar cualquier tipo de dolor, siempre que la dosis fuera lo suficientemente alta. Los opioides se convirtieron en la clase de medicamentos más recetados en los Estados Unidos, con algunos efectos devastadores para la salud pública. Quizá conozca la «crisis de adicción a los opiáceos» la «crisis de adicción a los opiáceos» en Estados Unidosen la que se han presentado miles de demandas que alegan que las empresas farmacéuticas alimentaron un desastre sanitario responsable de cientos de miles de vidas desarraigadas entre 1999 y 2017. En resumen, cada vez más personas confiaron en los opiáceos para tratar todo tipo de dolores, ignorando a menudo su naturaleza polifacética o el hecho de que las soluciones efectivas pueden estar en los cambios de estilo de vida. La adicción a los opioides creció de forma espectacular, al igual que las muertes relacionadas con ellos.

Aunque merece la pena indagar más allá de la mala reputación de los opioides y entender cómo actúan en el cuerpo, ha quedado claro que sus fuertes efectos analgésicos implican un coste demasiado alto a largo plazo. El CBD, por otro lado, puede tener efectos analgésicos sin ninguna de las complicaciones tóxicas, adictivas y potencialmente mortales de los opioides – de ahí una de las razones por las que los productos de CBD y cannabinoides han ido en aumento. Cuando se trata de aliviar el dolor, parece que los cannabinoides son el futuro y los opioides el pasado. Pero, ¿qué pruebas hay que respalden estas afirmaciones de las que tanto presumen las empresas de bienestar con CBD? ¿Son los opioides y los cannabinoides realmente tan diferentes, siendo uno tóxico y malo, y el otro natural y saludable?

Curiosamente, el descubrimiento y el uso tanto de los opioides (como la morfina y la codeína) como de los cannabinoides (como el THC y el CBD) tienen profundas raíces en la historia de la humanidad. La primera clase de sustancias deriva sus ingredientes activos del opio, que a su vez se extrae de las semillas de amapola (Papaverum somniferum), siendo la morfina el ingrediente más activo. En cambio, los cannabinoides se encuentran en la planta de cannabis (Cannabis sativa), siendo el THC el compuesto más frecuente, seguido del CBD. Los cannabinoides que se encuentran de forma natural en el cannabis se conocen como «fitocannabinoides» (del griego phutonuna planta), a diferencia de los cannabinoides sintetizados en un laboratorio («cannabinoides sintéticos»). Una distinción similar existe entre «opiáceos» y «opioides», respectivamente. La morfina -que sigue siendo el analgésico más utilizado en la práctica médica- es técnicamente un opiáceo, o un «alcaloide del opio», del que pueden derivarse varias drogas semisintéticas, como la hidromorfona, o sintéticas, como la heroína.

Existe una tercera clase de cannabinoides y opioides: los biosintetizados de forma natural por nuestro cuerpo. Los «opioides endógenos», como se les llama, desempeñan un papel clave en la analgesia y la nocicepción (la percepción o sensación de dolor), así como en regulación de numerosas funciones fisiológicascomo las respuestas al estrés, la respiración y las funciones inmunitarias. También se sabe que los endocannabinoides desempeñan una serie de funciones fisiológicas, incluyendo la regulación del estado de ánimo, el metabolismo, la sensación de dolor y el sistema inmunológico. A nivel básico, los endocannabinoides son neurotransmisores que se unen a proteínas receptoras. También lo son los opioides endógenos. Dicho así, resulta evidente que los opioides y los cannabinoides tienen más de un punto en común.

Lejos de significar que los cannabinoides tienen las mismas propiedades que los opioides, lo que sus similitudes farmacológicas implican es la capacidad de estas sustancias para interactuar en una serie de niveles. Aunque la investigación sobre estas interacciones es previsiblemente bastante complicadaestudios recientes han llegado a la conclusión de que el cannabis puede desempeñar un papel clave en el alivio de los síntomas de abstinencia de los opioides y en la disminución de la probabilidad de recaída.

 alphagreen Pain Relief and CBD: An Overview

Sin embargo, otros estudios muestran que los pacientes que utilizan opioides para el dolor crónico disminuyeron su consumo en un 40-60% después de que se les diera acceso al cannabis. Los mismos pacientes también informaron de menos efectos secundarios y mostraron una interesante mejora de la función cognitiva. Estas crecientes investigaciones sugieren que la sinergia producida por el cannabis y los opioides podría ayudar a conseguir un alivio del dolor clínicamente relevante con pequeñas dosis de opioides, ayudando así a evitar la dependencia física y el aumento de la dosis. En otras palabras, los cannabinoides no son simplemente los «buenos» y los opioides los «malos»: en realidad pueden trabajar muy bien juntos para ayudar a los pacientes.

Dicho esto, algunas voces de la comunidad científica han señalado que aliviar el consumo de opioides o frenar sus efectos con el cannabis no es suficiente para resolver el problema actual de los opioides no es suficiente para resolver la actual crisis de los opioides. Se necesitan nuevas terapias, desde las prácticas habituales de acupuntura y masaje, hasta los tratamientos cognitivo-conductuales, pasando por otros remedios naturistas. Además, aunque los cannabinoides clave, como el THC, pueden funcionar bien para aliviar el dolor, debemos recordar que el THC conlleva una serie de efectos secundarios tóxicosespecialmente cuando se fuma.

Aquí es donde el CBD podría marcar realmente la diferencia. Aunque la investigación científica sobre los beneficios del CBD, y sobre los cannabinoides en general, sigue estando muy por detrás de la investigación sobre los opioides, los primeros resultados han sido prometedores.

El CBD al rescate

Ya hemos visto que el CBD (Cannabidiol) es uno de los fitocannabinoides clave. Es posible que hayas oído hablar de este compuesto, o que simplemente hayas escuchado rumores sobre sus beneficios milagrosos. De hecho, el CBD está experimentando un aumento de popularidad, y las empresas de bienestar se han subido rápidamente al carro del CBD, comercializando este ingrediente a través de todo tipo de productos, desde alimentos y chocolates de CBD hasta bombas de baño de CBD, lociones y, por supuesto, aceites de CBD.

 alphagreen Pain Relief and CBD: An Overview

El análisis de todos los usos y efectos que se le atribuyen al CBD va más allá del alcance de este artículo. Algo que vale la pena mencionar es que la investigación en torno al CBD apoya firmemente su uso en el tratamiento de algunos de los síndromes de epilepsia infantil más crueles. Se ha demostrado que el CBD puede funcionar donde algunos medicamentos anticonvulsivos pueden fracasar, un éxito que fue recientemente coronado por el lanzamiento del primer medicamento derivado del cannabis aprobado por la FDA, Epidiolex, que contiene CBD.

Otros usos notables del CBD incluyen la ayuda para complementar la ansiedad y los problemas relacionados con el sueño Un estudio realizado recientemente demostró que, de 72 adultos que sufrían de ansiedad o de un sueño deficiente, el 79,2% experimentó una disminución de las puntuaciones de ansiedad en el primer mes de tratamiento con CBD, mientras que las puntuaciones de sueño mejoraron en el 66,7% de los pacientes, aunque con resultados fluctuantes. Cabe destacar que 3 de los 72 sujetos no toleraron bien el CBD, lo que nos recuerda que debemos consultar a nuestro médico antes de complementar nuestra salud con CBD

 alphagreen Pain Relief and CBD: An Overview

El CBD y el alivio del dolor: Las pruebas

Un estudio del European Journal of Pain examinó la eficacia de la aplicación del CBD por vía tópica para la reducción del dolor por inflamación asociado a la artritis en roedores. Los resultados: tras 4 días consecutivos de aplicación de geles de CBD, los investigadores observaron una reducción significativa de la hinchazón articular, con cambios en las puntuaciones de la postura de las extremidades que indicaban una reducción del dolor relacionado con la inflamación. La aplicación de los geles provocó además un engrosamiento contingente de la membrana sinovial (una capa de tejido conectivo entre las articulaciones y las vainas de los tendones).

Otro estudio ha informado de que la administración sistémica de CBD en la médula espinal de los roedores suprimió significativamente el dolor inflamatorio y neuropático crónico. En conjunto, estos estudios sugieren claramente que el CBD puede ayudar en el tratamiento del dolor crónico. Hay que tener en cuenta que todos estos experimentos se llevaron a cabo en ratas, lo que siempre hace que una extrapolación directa a los sujetos humanos sea bastante complicada.

El único estudio controlado con placebo y de grupos paralelos realizado hasta ahora para probar la eficacia del CBD en el alivio del dolor neuropático utiliza un spray nasal con cantidades iguales de CBD y THC. Los resultados de este estudio, sin embargo, demostraron mejoras clínicamente importantes en el dolor y la calidad del sueño. Al final, sólo podemos concluir con una de las máximas de toda investigación científica: «se necesita más investigación sobre este tema»

El resultado final

Las escasas pruebas disponibles son muy prometedoras. Pero, como ocurre con todos los talentos prometedores, los del CBD deben ser cultivados con cuidado. La triste verdad es que al auge de los productos de bienestar con CBD todavía no le ha seguido una preocupación paralela por la regulación y el control de calidad. Por lo tanto, le recomendamos que sólo compre productos de CBD que hayan sido probados por terceros, y más aún: que se asegure de comprobar dos veces los certificados de análisis (COA) de los productos para ver si hay algo sospechoso.

El día en que los científicos descubran todos los efectos beneficiosos del CBD aún está por llegar. La espera puede ser un dolor, pero si conseguimos garantizar la calidad de la investigación y la producción, es sólo cuestión de tiempo que el CBD sea ampliamente aceptado como remedio para el dolor. Mientras tanto, asegúrate de mantenerte informado. Este artículo apenas ha arañado la superficie del complejo mundo del CBD y los cannabinoides; si te quedas con ganas de más, sigue leyendo y profundiza en nuestra Academia Alphagreen de Alphagreen.


Anastasiia Myronenko

Verificado por un profesional de la salud

Anastasiia Myronenko

Anastasiia Myronenko es una Física Médica que practica activamente en uno de los principales centros de cáncer en Kiev, Ucrania. Recibió su maestría en Física Médica en la Universidad Nacional de Karazin Kharkiv y completó su pasantía en Física Biológica en el Centro Helmholtz de Investigación de Iones Pesados de la GSI, Alemania. Anastasiia Myronenko se especializa en radioterapia y es miembro de la Asociación Ucraniana de Físicos Médicos.

Preguntas frecuentes (FAQs)

¿Qué es el cannabidiol (CBD)?

El CBD es uno de los principales fitocannabinoides que se encuentran en la planta de cannabis (Cannabis sativa)junto con el THC, de un total de aproximadamente 113 fitocannabinoides. Sin embargo, la diferencia clave entre el CBD y el tetrahidrocannabinol (THC) es que el consumo de CBD no te hace "drogar" a diferencia del THC.

¿Cómo funciona el CBD en nuestro cuerpo?

Esencialmente, el CBD funciona interactuando con una parte de nuestro cuerpo que se conoce como sistema endocannabinoide (ECS), mediante el cual este fitocannabinoide interactúa con dos receptores específicos llamados receptores CB1 y CB2. Ambos receptores desempeñan un papel fundamental en la regulación de la homeostasis dentro de nuestro cuerpo.

¿Puede el CBD ayudar a aliviar todos los tipos de dolor?

Hay algunas investigaciones que implican el uso potencial del CBD para tratar el dolor cuando se consume junto con un poco de THC. Sin embargo, esto puede variar significativamente según el tipo de dolor que se experimente - por lo que a veces se puede aliviar el dolor tomando sólo CBD, mientras que otras veces puede ser necesario tomar una combinación de CBD y THC.

¿Qué cantidad de CBD debo tomar para tratar el dolor?

Como la dosis efectiva de CBD para aliviar el dolor puede variar significativamente de una persona a otra, siempre es aconsejable empezar con una dosis muy pequeña de CBD antes de aumentarla gradualmente hasta un nivel que te parezca óptimo para el tratamiento del dolor. Mientras tanto, asegúrate siempre de consultar primero a un profesional médico de confianza antes de empezar a consumir CBD.

¿Cuáles son las diferentes formas de consumir CBD?

Hay muchas formas de consumir CBD. Algunos de los métodos más populares son la inhalación de CBD a través del vaping o la aplicación de un aerosol en la mejilla o la boca. También se puede tomar el CBD en forma de cápsulas o gominolas. Además, el CBD también se puede suministrar en forma de aceite de CBD o infundido en productos alimenticios y bebidas habituales, que van desde el chocolate de CBD hasta el helado de CBD o el café de CBD